sábado, 18 de abril de 2009

¿Es difícil ser judío en España?

http://www.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fevent.php%3Feid%3D74427085775&h=6a56f0451a1abc4966ef16468abf8339

¿Es difícil ser judío en España?.Pues, así de entrada, en uno de los países mas judeófobos de Occidente, ser judío no parece ser lo que uno elegiría...Claro que, siéndolo, mas difícil debe ser andar todo el día intentando hacérselo perdonar entre los enemigos del judaísmo (que aquí son los mismos que los del sionismo, al que usan como excusa). Y encima para que, después del esfuerzo y la esquizofrenia de andar manchándose con el roce de reaccionarios, fascistas e islamistas (perdón por la redundancia) les acaben llamando igualmente perro judío.¿Qué sé yo de si es difícil ser judío en España?. Yo no lo soy. Ni en qué se mide la dificultad. ¿En la curiosidad y la ignorancia de la gente ante lo que perciben como oscuro y misterioso?. ¿El desprecio de los descerebrados de una sola idea, de menos de cinco palabras, que quepa en una pancarta y un eslogan?. ¿Las puñaladas de los que se dicen tolerantes, los que exhiben su amistad con un judío como escudo y salvoconducto para expresar con mas libertad sus ideas y actitudes judeófobas?. ¿El escupitajo diario de los medios de comunicación que dan carnaza al populacho hambriento de libelos?.Supongo que también proporcionará alguna satisfacción: el calor de una comunidad tan variopinta y heterodoxa, las raíces de una tradición de conocimiento y contribución al progreso de la humanidad... Y el brillante ejemplo de Israel.Por eso supongo que debe ser más difícil, y más satisfactorio a la vez, ser un judío sionista. Un judío sin vocación de criptojudio, que confronta al enemigo, al intolerante, con la fuerza de la razón y la convicción. Alguien que defiende públicamente y sin complejos el hogar nacional de los judíos, aunque solo sea por la confederación de necios que se alían contra él. Que contribuye en una lucha en que se funden los valores judíos con los más altos logros de la civilización occidental, como las libertades individuales, los derechos civiles, la democracia, la seguridad jurídica y unas sólidas instituciones que defienden el derecho a existir así.Intuyo más complicado, pero también más gratificante, embarcarse en la crítica a Israel desde dentro y su defensa hacia fuera, que no al revés, como algunos que luego hablan de su experiencia como discriminados. A los demás, a los comprometidos con el sionismo, los que no van de víctimas porque no hay tiempo en la batalla en la que están, los veo más señalados con el dedo, más vilipendiados. Con más dificultades. Y también más felices dentro de su propia piel. Menos necesitados de psicoanálisis.

1 comentario:

Angel dijo...

Los comprometidos lo suelen tener más sifícil, en general:

http://revista.libertaddigital.com/conciencia-de-occidente-ayaan-hirsi-ali-1276236478.html