martes, 8 de diciembre de 2009

Minaretes

Un artículo interesante.

Yo estoy en contra del referéndum suizo. Me parece una restricción inaceptable a la libertad de los individuos y colectivos, creando una discriminación entre ciudadanos de primera y de segunda. El tufillo populista apesta. Ahora bien...

Por supuesto que no podemos penalizar a colectivos o individuos. Pero podemos y debemos demandar la reciprocidad con ESTADOS. Está por ver una mezquita en Europa occidental que no esté vinculada, two degrees of separation, a la financiación de gobiernos que restan libertad, cuando no directamente persiguen, otras fes. Por tanto, qué demonios hace la gran mezquita de Madrid plantada en la M30 y financiada por los saudíes, cuando no se permite abrir una sinagoga en Ryad? (de La Meca no hablo).

Occidente tiene la superioridad moral de la libertad, y por tanto, si no se permiten las sinagogas o el zoroastrismo, o si existe una condena (estamos hablando de pena de muerte) por apostasía, o si uno no puede declarar públicamente que es ateo, nuestros países pueden y deben impedir la financiación de actividades religiosas por esos regímenes.
“La declaración del enviado de Allah: A cualquiera que cambie su religión islámica matadlo.” (Hadith 9:45; 84.2.57)

Está claro que la  actividad de proselitismo desde esas mezquitas subvencionadas intentará difundir los mismos principios sectarios e inaceptables que rigen en los países financiadores. Y si nuestros gobiernos no hacen valer nuestro legítimo derecho a la reciprocidad, estaremos condenados a repetir recetas populistas como la del famoso referéndum suizo.

Mientras, los musulmanes en Suiza y en España deberían ser muy libres de erigir sus mezquitas, con sus minaretes que respeten la legislación urbanística, sin hacer apología del odio (a stretch) y sin molestar a los demás. Como todos los demás, vamos. Pero financiándolas privadamente, como las sinagogas en Madrid o en Zurich. That'd be a first!.

En cuanto al tema de la reciprocidad, estos días muchos me han dicho sobre mi argumento que no todo Oriente Próximo / Medio es igual. Por supuesto que no. Pero hablamos de grados. La vida de los "dhimmis" en paises islámicos es muy dura. Son, en el mejor de los casos, tolerados. Los coptos de Egipto no lo pasan nada bien. Ni los siriacos. Cuántos maronitas quedarán en 20 años?. Y esto es por paranoia o histeria colectiva, o hay algo detrás?.

Lo que hay detrás es el Corán, el concepto de dhimmi y un modelo en que el libro sagrado rige (grados, de nuevo) la vida civil, por tanto, de creyentes y de no creyentes. Ser cristiano en Pakistán, how do you like that as a lifestyle for your kids?. No, aún mejor: ser judío. Desde Pakistán hasta Mauritania. El 90% de los judíos de Libano (el país más "tolerante"?) desapareció del mapa (asesinados o emigrados).

Pero vayamos al más occidentalizado de los países musulmanes: Turquía, miembro de la OTAN, candidato a la entrada en la UE. Esto es lo que el Primer Ministro Erdogan decía de las mezquitas (y sus minaretes):

"Las mezquitas son nuestros cuarteles, los Minaretes nuestras bayonetas, las cúpulas son nuestros escudos, y los fieles son nuestros soldados. La democracia es solamente el vehículo del cual saltaremos cuando hayamos llegado a nuestro destino."

Y una excelente muestra del cinismo de los que se rasgan las vestiduras

El buenismo que enmascara a los enemigos de la libertad adopta formas, actitudes y lenguajes que resultan muy permeables. Es una lucha continua retregártelos de encima.

Ya he adjuntado en el pasado este artículo sobre los derechos (je, je) de los no-musulmanes en países islámicos