lunes, 15 de febrero de 2010

¿La hora de Israel?

He visto a gente que respeto faltarle al respeto a gente como Aznar o Bardají por:

Uno, destacar la necesidad de confrontar el peligro del yihadismo con determinación. Los han llamado "islamófobos" por ello. Islamófobo es el que confunde el rechazo al islamismo con el rechazo al Islam. Eso incluye a muchísimos musulmanes y gran parte de los "bienpensantes" europeos. Repito: buscar una alianza contra el nazismo no te hace germanófobo.

Dos, he oido que les llamaban "belicistas". Como belicista debió ser Churchill. Fijémonos en cómo Bardají expone el mejor modo de evitar una guerra a gran escala: con una acción bélica puntual, que tendría mejor resultado si, además, viniese acompañada del apoyo internacional. Pero los bienpensantes siempre abogarán por esperar hasta que sea demasiado tarde. Y entonces votarán a un Obama que les lleve a la guerra, pero con retórica kumbayá.

Lo adicionalmente triste de este asunto es que Europa, y los EEUU, no se comportan en este tema de modo diferente al resto de los cínicos del mundo árabe: esperan, desean que Israel actúe, que lidie con el problema que les preocupa enormemente pero para el que no tienen coraje necesario de actuar... Y justo cuando Israel nos saque las castañas del fuego, le saltarán encima demonizando a la única nación que manda a sus hijos a luchar las guerras que evitarán que los nuestros tengan que pelearlas mañana y al ladito de casa.

Es lo que hay