viernes, 12 de febrero de 2010

Partidos de Melilla piden que Aznar sea declarado persona "non grata"

Noticias EFE

Melilla, 10 feb (EFE).- Coalición por Melilla (CPM) y PSOE, partidos que conforman la oposición en la Asamblea melillense, han presentado hoy una moción en la que solicitan que el ex presidente del Gobierno José María Aznar sea considerado "persona non grata" en la ciudad.

Según el texto de la moción al que ha tenido acceso Efe, la solicitud se produce tras las "desafortunadas" manifestaciones realizadas la pasada semana por Aznar en Israel, en las que exhortó a judíos y cristianos a "forjar una nueva alianza" frente al islamismo.

CPM y PSOE consideran que tales afirmaciones suponen "una agresión, una falta de respeto y una infamia", que va contra cualquier persona que profese una religión, cualquiera que sea.

En opinión de ambos partidos, que suman diez de los 25 escaños de la Asamblea melillense en la que el PP cuenta con los 15 restantes, el único objetivo de tales aseveraciones es "el enfrentamiento entre religiones".

"Estas manifestaciones son una prueba evidente de su verdadero talante", afirma el texto, que recuerda que no son las primeras declaraciones que el ex presidente realiza contra el Islam.

La moción subraya que Melilla es un ejemplo claro y evidente de multiculturalidad, por lo que sus responsables políticos no pueden quedarse con los brazos cruzados ante estas "infames" declaraciones.

Por ello, creen necesario que se produzca una condena unánime de la Asamblea, en la que también se exija al presidente del PP, Mariano Rajoy, que pida a Aznar una rectificación.

Asimismo, consideran necesario que el propio Aznar se disculpe de forma pública.

En caso de que no se atiendan estas dos peticiones, CPM y PSOE solicitan que Aznar sea declarada persona "non grata" en Melilla y le sea retirada la presidencia de honor del PP. EFE
Encuentro cuatro posibles motivos para objetar a las declaraciones de Aznar:

- Uno, que se considere que una confrontación con el islamismo equivale a un ataque a los musulmanes. El islamismo es la expresión política, y frecuentemente armada, del Islam integrista y radical, que busca la creación de la Umma, el califato universal. En sus justos términos, la pregunta no es diferente a la de si se puede hacer una alianza contra el nazismo sin que los alemanes se sientan atacados.

- Dos, porque se esté en contra de una alianza contra el islamismo, bien porque no se considere tan grave el problema o por afinidad con los objetivo del islamismo

-Tres, porque se esté en contra de que los cristianos y los judíos se alíen, supongo que porque se asume que se deberían detestar y no compartir intereses y valores comunes. En cualquier caso, eso será cuestión de cristianos y judíos en tanto que miembros de esos grupos, digo yo

-Cuatro, porque no se haya invitado a otros, sobre todo musulmanes, es de suponer, quizá también ateos. Me pregunto si sería tan sencillo como pedir ser incluido en la alianza, si ese es el problema.

La respuesta de la oposición de Melilla, viene aderezada con retórica dhimmi (por favor, señores islamistas, tolérennos), y el identificable afán uniformador e intrusivo de la izquierda, que incluye dictar lo que tienen que hacer los militantes del PP en su partido, o qué tienen que pensar los cristianos en su iglesia.

La cuestión ahora es cual va a ser la respuesta del PP y el gobierno de Melilla. ¿Pedir explicaciones a los objetantes para entender cuál de estos cuatro motivos provoca su reacción, o intentar apaciguar, incluso complacer a los exaltados y vociferantes?. Los primeros signos no son positivos, pero estaremos a la espera.