domingo, 24 de enero de 2010

Periodista tonto, periodista listo

Primero El Mundo publica una entrevista infame, en la que se le dora la píldora a la complice del asesino, se le da el pésame. Todo almibar. Lamentable. Luego, el profesor Arcadi Espada tiene que, otra vez, enmendar la plana a sus colegas de profesión y diario. Lo malo es que hay mucho de lo primero y casi nada de lo segundo.