domingo, 17 de mayo de 2009

La religión del amor

“Todos los cerdos deben morir porque descienden de judíos”. Según un académico islámico egipcio

“Todos los cerdos deben morir porque descienden de judíos”

Por Itamar Marcus y Barbara Crook

Palestinian Media Watch

Todos lo cerdos que viven hoy en día son descendientes de los judíos que fueron convertidos en cerdos por Allah, según un principal líder religioso egipcio. Dado que todos los cerdos son descendientes de judíos, es obligación matar a todos los cerdos, dice el Sheik Ahmed Ali Othman.

Presumiblemente, si los cerdos fueran meramente animales, no enfrentarían la destrucción. Es su ascendencia judía la que los condena a muerte.

El diario jordano Al-Hakika al-Dawliya agrega que ésta no es la única opinión. Cita al Sheik Ali Abu Al-Hassan, jefe del Comité de Fatua en Al-Azhar (Universidad Islámica Sunní), que cree que todos los judíos que fueron convertidos en cerdos por Allah murieron sin reproducirse y, por lo tanto, no hay relación entre los cerdos y los judíos contemporáneos.

La siguiente es la transcripción de Al-Moheet Arab News Network:“EL CAIRO – El Sheik Ahmed Ali Toman, supervisor de la Da’awa (Adoctrinamiento Islámico) del Waqf Egipcio (Sitios Sagrados Islámicos), ha emitido una Ordenanza Religiosa (Fatwa) por la que los cerdos en nuestro tiempo tienen sus orígenes en judíos que encolerizaron a Allah, de tal modo que Él los convirtió en monos, cerdos y adoradores de Satán, y es obligatorio matarlos y sacrificarlos [a los cerdos].

Othman basó su ordenanza en el respetado verso Coránico, ‘Digan -al Pueblo del Libro – judíos y cristianos-, vengan y les haré saber quién de todos recibe la peor retribución de Allah: aquellos a los que Allah ha maldecido y sobre los cuales Él ha derramado Su cólera, a los que Él ha convertido en monos y cerdos, y que han estado al servicio de abominaciones. Su lugar es el peor de todos, y su desviación es la mayor de todas…’ (Corán, sura 5, versículo 60).

El Sheik Othman hizo notar que este versículo concerniente a la nación del profeta Moisés emana [de Allah al Corán], y los libros de comentario confirman esto. Hay dos opiniones entre los Ulama -académicos islámicos- a este respecto: El primero es que los judíos, a los que Allah transformó y convirtió en cerdos, permanecieron en ese estado hasta que murieron, sin producir descendencia. La otra opinión es que los judíos que se convirtieron en cerdos se multiplicaron y produjeron descendientes, y su línea continúa hasta hoy en día. El Sheik Othman citó también los Hadiths (tradiciones atribuidas a Mahoma) como apoyo…

El diario jordano Al-Hakika al-Dawliya citó a Othman: “Yo personalmente tiendo hacia la opinión que los cerdos que existen ahora tienen sus orígenes en los judíos y, por lo tanto, su consumo está prohibido según las palabras de Allah: ‘El cadáver, la sangre y la carne de un cerdo están prohibidos para ti…’ Más aún, nuestro maestro Jesús, la paz sea con él – una de las misiones que cumplirá cuando descienda a la tierra es el matar a los cerdos, y esto es prueba de que su fuente es judía”.

El Sheik Othman dijo que quien come cerdo es como si comiera carne de una persona impura, y subrayó que esta Ordenanza Religiosa está apoyada por los Sabios Islámicos de Al Azhar, pero ellos temen decirlo públicamente… de modo que los Sabios no sean acusados de antisemitismo.

El Sheik Ali Abu Al-Hassan, jefe del Comité de Fatwa en Al-Azhar -Universidad Islámica Sunní-, dijo que la primera opinión es la correcta, porque cuando Allah castiga a un grupo de gente, los castiga sólo a ellos. Cuando Allah montó en cólera con la nación de Moisés, Él los convirtió en cerdos y monos como castigo extraordinario… pero desaparecieron sin dejar descendientes”.

[Al-Moheed Arab News Network, 10 de mayo de 2009]

[Al-Hakika al-Dawliya, 9 de mayo de 2009]

Traducción para porisrael.org. José Blumenfeld