sábado, 13 de marzo de 2010

El Mundo y Sostres

Debo decir que este viernes El Mundo venia sembrado. Es por articulistas como Espada, González y Sostres que leo este periódico diariamente, aunque el resto me lleve al precipicio de la úlcera de estómago. Y, claro, por Gistau, que hoy el viernes salia, pero que es el más mejor. Hasta el irregular Torres la clavaba el viernes.

Espada y Sostres escribían los dos de la liberación de la pija-cooperante, que nos ha costado dos millones, y los muertos que esos dos millones vayan a financiar. Los dos han escrito algunos artículos memorables sobre este tema, pero el viernes Sostres machacó la canasta de espaldas.

Hoy me voy a detener en Sostres, al que confieso haber descubierto recientemente. Como digo, su articulo, El Precio del Rescate, es antológico. Pero el primer articulo que creo haberle leído era uno en que explicaba su independentismo catalán. Lo leí en un aeropuerto. Me intrigó por el sosiego y la naturalidad que contenía una idea tan típicamente llena de chillidos y demagogia. Desde entonces lo sigo.

Hace unos días escribió El Retorno a Auschwitz, una enciclopédica denuncia en pocas lineas de la siniestra idiotez contemporánea y el moderno antisemitismo subvencionado.. En el mismo número de ayer, precisamente, publican en las cartas al director, una respuesta a ese articulo por una tal Meritxell Martínez, que podría haber firmado como "idiota antisemita subvencionada". Es absolutamente incapaz de refutar ni uno solo de los puntos de Sostres, y no entiendo por qué el periódico le otorga toda una columna para que exprese sus pucheros y pataleta.

Pero, volviendo a Sostres, me intriga que un personaje con la cabeza tan aparentemente bien amueblada sostenga con tanto empeño una posición que yo considero tan sentimental, y por tanto irracional, sanguínea, como el independentismo catalán (por no hablar de las simpatías por Prenafetas del mundo). Me pregunto con frecuencia si ese apego al terruño y la tribu es compatible con el liberalismo, humanista e individualista (en el buen sentido).

Me quedaré con la duda pero yo, que me siento una especie de sefardita de la catalanidad, un tipo que, en vez de las llaves de la casa de Toledo, mantiene un atávico apoyo al Español de Barcelona, yo que soy una especie de pijoaparte a la inversa, un charnego en Murcia, pienso que estaría bien tener independentistas españoles como este Sostres y, en el mas clásico español castellano, pienso que qué gran vasallo si hubiera buen señor.