domingo, 19 de julio de 2009

La ONU y el ridiculo

Israel Winicki



Vengo de Sderot, la ciudad de Israel que durante 8 años ha sido aterrorizada por 10.000 misiles disparados contra nosotros desde Gaza.

Como estudiante de leyes aprendí -y creo -que todos los seres humanos tienen el derecho a la paz y la seguridad.

Pero cuando veo la resolución de hoy pregunto: ¿Por qué las Naciones Unidas ignoran mi sufrimiento? Cuando los terroristas cometieron esas 10.000 violaciones de los derechos humanos internacionales y la ley humanitaria, ¿por qué la ONU se mantuvo en silencio?

¿Los derechos humanos son para algunos, pero no para otros?

El constante ataque contra Sderot ha destruido nuestra posibilidad de llevar una vida normal. La alarma antes de cada ataque nos da sólo 15 segundos para buscar refugio. Quince segundos que pueden decidir, la vida o la muerte.

Sr. Presidente, ¿quién protegerá nuestro derecho a la vida? Mi familia no tiene un refugio contra las bombas, por lo que corremos al cuarto más protegido, que es el cuarto de baño.

Hay un ataque que nunca olvidaré. Oímos la sirena a las siete de la mañana. Corrimos al cuarto de baño. Los misiles cayeron junto a mi casa. Mi hermano más pequeño, que tenía 14 años salió para ver si alguien necesitaba ayuda. Halló a un hombre cuyas piernas habían sido arrancadas y a una mujer hecha pedazos.

Mi hermano menor tiene seis años. Los misiles han estado cayendo durante ocho años. Él no conoce otra realidad.

Todos sufren en Sderot. Padres y madres temen ir a trabajar, creando pobreza. Los niños temen ir a la escuela. He perdido muchas de mis clases de leyes. Mis amigos temen realizar visitas. Las calles permanecen vacías.

Sueño con la ciudad que recuerdo. Cuando el parque junto a mi casa estaba lleno de familias felices y niños jugando. Cuando la gente disfrutaba de la vida.

Aun sueño con la paz. Vendrá cuando los gobernantes de Gaza elijan la humanidad por encima del odio, cuando cesen de disparar a nuestros niños mientras se ocultan tras los suyos.

Nos rehusamos a dar la victoria a los terroristas. Elegimos vivir, mantenernos fuertes en nuestra fe, familia y amor por el país.

Sr. Presidente, ¿quién protegerá nuestros derechos humanos más básicos? Mi país ahora está tratando de hacer lo mejor, y todos aquellos que aman la vida y desean la paz deben orar para que tenga éxito.

Gracias Sr. Presidente

Liraz Madmony, estudiante de leyes de 23 años de Sderot en la Sesión Especial del Consejo de Derechos Humanos sobre Gaza de la ONU



Leo y releo una y otra vez esta breve alocución de una estudiante israelí, y no puedo menos que pensar en el triste y ridículo papel que las Naciones Unidas en general y la Comisión de Derechos Humanos en particular, están representando en los últimos tiempos.



54 naciones islámicas en las que no existen las libertades, en las que los Derechos Humanos son ignorados, especialmente los de las mujeres. A eso debe sumarse casi cien naciones gobernadas por dictadores y dictadorzuelos, tiranos y tiranuelos, por militarotes llegados al gobierno por el "democrático" recurso del golpe de estado y por esperpénticos fanáticos religiosos que se creen reencarnación del Profeta y que aprovechan cada foro internacional para vomitar su veneno antiisraelí y amenazar con borrar del mapa al Estado Judío.



Y las naciones europeas, especialmente España, atemorizadas por sus minorías musulmanas, inclinan la cabeza o miran para otro lado.

Israel es condenado a indemnizar al Líbano por los bombardeos del 2006, pero ¿quién condena al Líbano a indemnizar a Israel por los más de 4500 misiles lanzados por Hizbollah contra ciudades del norte de Israel llenas de civiles?



Se habla de los derechos de los presos palestinos en Israel ¿pero alguien habla de los derechos de Guilad Shalit, Ron Arad y otros israelíes secuestrados por los grupos terroristas? (todavía recuerdo el juego macabro de Nasrallah con los soldados Reguev y Goldwasser Z´´L: "Que están vivos... que uno murió y el otro no, que están heridos" y luego entregaron dos cadáveres a cambio de terroristas, entre los que se encontraba el infanticida Samir Kuntar).



Se habla de la cerca construida en la Margen Oriental y como viola los derechos de los palestinos. Pero no se mencionan a los israelíes asesinados por terroristas antes de que esa cerca fuera construida.

Se habla del sitio de Gaza, pero no se mencionan los misiles y morteros que cayeron y caen sobre las poblaciones israelíes del sur desde esa misma Gaza.



Y así podría seguir indefinidamente. Pero creo que no vale la pena.

Es mi opinión que los representantes de las naciones realmente democráticas y civilizadas deberían releer el discurso de esa joven estudiante israelí, reflexionar sobre sus palabras y actuar, de una vez por todas, de acuerdo a los objetivos fundacionales de las Naciones Unidas: PROMOVER LA PAZ, DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS Y COMBATIR TODA FORMA DE RACISMO.



ISRAEL WINICKI