domingo, 19 de julio de 2009

Plantando vientos (el caso Halimi)

En su deriva nihilista, en que significante y significado de las palabras se bifurcan en una mezcla de leninismo y postmodernismo, la militante furibunda, corresponsal en sus ratos libres de el Mundo en Beirut, debe considerar que el tratamiento de su diario de los bombazos de Yakarta es asquerosamente imperialista. Pero claro, su periódico, también en manos de la confabulación sionista internacional, no puede decir que no fueron atentados, sino acciones de guerra, la respuesta de los países musulmanes al continuo abuso accidental

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/07/17/internacional/1247794541.html

Mientras tanto, se decide estos días el juicio contra los otros luchadores por la libertad que capturaron, no secuestraron, de acuerdo a la terminología de Mónica G. Prieto, a este pobre chico. El artículo expone la podredumbre de un sistema que le dio la vuelta al garantismo hasta que, como las palabras de la corresponsal, no significa nada, y acaba protegiendo al verdugo más que a la víctima, entre las risotadas de los carroñeros defensores, quién sabe a sueldo de quién.

http://www.standpointmag.co.uk/dispatches-july-09-nidra-poller-anti-semitism-paris

PS: la cobertura del caso Halimi en los medios españoles no ha sido ni buena ni mala. No ha sido. Estaban preocupados con 25 soldados que dicen que les dijeron que se protegieran ellos antes de proteger a los demás. Me pregunto qué cobertura habría tenido un caso igual pero contrario: un joven musulmán secuestrado, torturado y asesinado por un gang de judíos islamófobos. Os imagináis?

Pues eso: que sigan plantando vientos