domingo, 18 de octubre de 2009

Algunas verdades sobre Hamas y Gaza

Acusa a Hamas de "Corruptos" y "Herejes"

De Por Israel

Ana Jerozolimski

Bassem Eid parece no tener miedo a nadie. Como Director General del Grupo Palestino de Monitoreo de los Derechos Humanos (en su sigla inglesa PHRMG), analiza la situación interna palestina y ésta parece preocuparle no menos- si no más-que la situación con Israel. Este hombre, residente desde hace cinco años en la ciudad palestina de Jericó, que tiene cédula de identidad de residente israelí, pasaporte jordano y sentimiento e identidad palestinos, lanza agudas flechas hacia todos aquellos que merecen , a su criterio, ser criticados.


Durante mucho tiempo fue uno de los principales investigadores de la organización israelí de Derechos humanos “Bet´selem”, y no dudaba en condenar diversas actitudes de Israel respecto a los palestinos. Pero oírlo hablar del gobierno de Hamas en la Franja de Gaza es captar directamente la tormenta.

El resumen es categórico: acusa a Hamas de corrupción (“ y eso no es sólo cuestión de dinero, claro está”-nos dice) y de actuar como “herejes que no están guiados por un verdadero Islam”.

Bassem Eid comienza el diálogo mencionando el tema de los túneles subterráneos que unen la ciudad de Rafah al sur de la Franja de Gaza con el vecino Egipto. Estos comenzaron como vía para contrabandear armas y explosivos, pero hace ya años que son mucho más que eso. “Por allí pasa de todo, desde cabezas de ganado hasta aceite, combustible y automóviles, y Hamas cobra por cada cosa”.

Eid tiene claro que por más que Hamas hable del cierre de Gaza y de las necesidades de la población. “lo que le importa es el dinero que cobra a cada uno que cava un túnel subterráneo y lo pone en funcionamiento, porque eso le llena los bolsillos a Hamas”.

“Nadie puede hacer nada en Gaza sin que Hamas lo sepa y evidentemente nadie puede abrir un túnel sin pasar por Hamas y sin pagarle un porcentaje de todas sus ganancias, lo cual aumenta considerablemente el caudal de sus cofres”- nos cuenta. “Nadie controla si se hace en forma segura, y si el túnel se desmorona y alguien muere, a ellos no les importa, sólo quieren cobrar el dinero”.

Todo comenzó como vía de contrabando de armas y explosivos a Gaza-lo cual por cierto continúa a pasos acelerados-pero se convirtió además en una industria de gran importancia económica.

Los túneles trajeron por un lado crecimiento económico en la zona de Rafah, reduciéndose considerablemente el índice de desempleo de un 50% hace un año a un 20% actual. Según datos publicados por los palestinos, el aumento en la cantidad de túneles desde que Hamas subió al poder , ha sido meteórico. A mediados del 2007, había unos 20 túneles en Rafah y un año después, con Hamas ya gobernando Gaza, el número había ascendido a 500. La ganancia era de unos 30 millones de dólares por año, pero Hamas lo ha subido a 650 millones.

Pero por otra parte, economistas palestinos sostienen que los túneles agudizaron la pobreza, dado que los precios cobrados por las mercaderías que llegan por esa vía son exorbitantes.

“El gobierno de Hamas alega que por el bloqueo impuesto desde hace años a Gaza, la gente no tiene más remedio que contrabandear mercaderías, pero la realidad no es así.”, afirma Eid. “ No es que necesitan inevitablemente esas mercaderías sino que Hamas recibe mucho dinero y eso es considerado por Hamas casi como un ministerio de infraestructuras”. Revela que “últimamente, en el Consejo legislativo en Gaza, diputados propusieron crear un ministerio para el tema de los túneles, porque eso trae muchísimo dinero. No sé en qué terminó, pero sé claramente que las excavaciones y los contrabandos continúan. Hamas tiene sus contactos, sus propios túneles, y los porcentajes de los túneles de los otros.”.

Para Bassem Eid, los túneles en Rafah son un ejemplo de algo más profundo.

“Las corrupciones en Gaza son terribles. No es un gobierno limpio como alegan cuando dicen que ellos terminaron con la corrupción del gobierno anterior, de Fatah. En Gaza todos los saben, no les cree nadie cuando dicen eso”.

El director del PHRMG afirma no tener dudas de que Hamas detiene a sus opositores y los tortura “no menos que lo que lo hacía Yasser Arafat al comienzo de los 90”. Al respecto aclara que el gobierno de Abbas en Cisjordania “no es mejor” y cuenta que “en lo que va del año, cinco presos palestinos murieron torturados en las cárceles de Hamas en Gaza, y otros cinco murieron torturados en las cárceles de la Autoridad Palestina en Cisjordania”.

Cuenta preocupado sobre el caso de una joven de origen jordano, que contrajo matrimonio en Gaza en el 2001, y hace unos años, cuando su esposo se quiso divorciar, mandó clandestinamente a los dos hijos de ambos a Egipto, con pasaportes falsos. El esposo era miembro del servicio de seguridad de Al Qassam, los batallones armados de Hamas. “Eso es corrupción, porque corrupción no es sólo dinero”, explica. “Y eso no es Islam, ya que en los propios tribunales de la Sharia le dijeron a la madre que por ley islámica los hijos deben estar con ella hasta los 16 años. Pero el hecho es que desde el 2007 no logra ubicarlos”-resume.

Y da un ejemplo reciente de otro aspecto que considera inaceptable, en relación a las luchas de poder. “La línea de Hamas es clara: quien trata de imponer otro enfoque, es eliminado sin reparos. Cuando los Guerreros de Dios. Jund Ansar Allah, declararon un emirato islámico Hamas respondió con mucha fuerza. Nosotros decíamos que si soldados israelíes entran a una mezquita, la ensucian, que no tienen lo que hacer allí. Pero Ismail Haniyeh dio personalmente la orden, cuando los de Jund Ansar Allah estaban en una mezquita agitando contra su gobierno, de hacer volar la mezquita y matar a todos los que estaban dentro. Eso, porque tenía una connotación política, no por el tema islámico por cierto”.

Las connotaciones políticas son preocupantes, a sus ojos, muy especialmente por la situación interna. “Si uno habla hoy con alguien de Fatah y le pregunta cuál es su amenaza estratégica, no dirá Israel, bajo ningún concepto, dirá Hamas”- sostiene.

Eso no quita, sin embargo, que Bassem Eid tenga serias críticas también al gobierno de Mahmud Abbas en Cisjordania. “Son los dos iguales”, afirma. “No hay ninguna diferencia abismal”.

Semanario Hebreo. Uruguay


Acusa a Hamas de "Corruptos" y "Herejes"

Ana Jerozolimski