miércoles, 25 de febrero de 2009

ARCHIVES: February 25, 2009

http://jgmontalvo.blogspot.com/
by Angel Mas

Back to 1997

Al cierre de los mercados en EEUU el Dow se ha dejado 250 puntos (un 3,4%) y el Nasdaq un 3,7%. El Dow está al mismo nivel de abril de 1997. Pero, ¿alguien realmente podía pensar que este cuento de fantasía podía acabar de otra manera? 

En 1994 a un economista recién doctorado le pagaban como profesor junior unos 35.000 dólares en las mejores universidades americanas. En febrero del año pasado la media era de 100.000 dólares. Un disparate. Y como esto miles de cosas (desde el precio de las viviendas hasta el precio de un simple café o un menú). 

Todo se multiplicaba por dos o por tres y se veía normal. Este año muchas universidades americanas han suspendido la contratación y las que contratan ofrecen paquetes menos ventajosos (excepto el Fondo Monetario Internacional que, de despedir a diestro y siniestro el año pasado, ahora está contratando intensamente, gastándose por anticipado la multiplicación por dos de su presupuesto propuesta por los países más desarrollados, para configurar el nuevo papel internacional del FMI como apaga-fuegos financiero).

Siguiendo con algunos de los comentarios sobre los culpable de la crisis. ¿Son los economistas profesionales también culpables? En parte sí. O mejor debería decir que algunos sí. A los alumnos les enseñamos en clase de macroeconomía que el objetivo de la política económica es intentar mantener la tasa de inflación en torno a la tasa objetivo (pongamos el 2% del BCE
) y que la variabilidad del PIB en torno al PIB potencial debe ser lo menor posible.

En pocas palabras, que hay que hacer que tanto la variabilidad de la inflación en torno a su objetivo como la del output en torno a su valor potencial, sea mínima. Ésta debería ser la función objetivo de los gestores de la política económica. 

¿Cómo era posible justificar que una economía como la española creciera al 4-5% con un crecimiento de la productividad minúsculo o incluso negativo? Esto es insostenible en el largo plazo y, además, desde el punto de vista de una política económica razonable, cada año que se crecía al 4% sin crecimiento de la productividad deberían haberse encendido todas las alarmas. 

Las cosas no cuadraban. El problema es que algunos economistas se unieron a los fuegos artificiales y asumieron entusiastas algo que a nuestros alumnos les decimos que no es posible en el largo plazo.

Otros no lo hicieron y fueron tratados como bichos raros o animales de feria. Hoy en el Wall Street Journal
 el ahora triunfante Nouriel Roubini citaba a los que él considera los héroes de esos años (junto con él mismo). Es una lista interesante: Rober Shiller, Steve Roach, Ken Rogoff y Nassim Taleb. 

Por desgracia en España los mismos economistas que jaleaban el insostenible crecimiento de la economía española y hablaban de la muerte de los ciclos económicos son los que siguen dominando el panorama informativo y ofreciendo sus "acertados" análisis. 

Los mismos que decían que la crisis era un invento: que no llegaría pues no existía. Qué todo iba bien e iría mejor. Qué con una morosidad del 0,5% no había de que preocuparse. Qué todo el que no se unía a la fiesta era un agorero y un cenizo. 

Los Campuzanos, AFIs varios, estudiosos serviciales del BBVAs, Oliveres, Escribases, Ontiveros y demás. No veían más allá de sus narices. Y ahora cuando todo es totalmente distinto de sus análisis resulta que también lo explican. Los viejos "gurús" norteamericanos de los años dorados están expiando sus penas en el más absoluto ostracismo. En España los "expertos" siguen siendo los de siempre. País de listos.
 
http://www.rgemonitor.com/globalmacro-monitor/255672/nationalize_the_banks