martes, 6 de enero de 2009

ARCHIVES: January 2, 2009

by Angel Mas

PALABRAS DE LA CANCILLER, TZIPI LIVNI, EN LA SESIÓN ESPECIAL DE LA KNESSET (PARLAMENTO ISRAELI)
29-12-08


Miembros de la Knesset;
Pobladores del sur del país,
Soldados del Ejército de Israel,
Hombres de las fuerzas de seguridad que trabajan en la defensa del Estado de Israel,
Ciudadanos de Israel:

Desde el mediodía del sábado último, Israel lucha en contra del gobierno de terror de Hamas en la Franja de Gaza, con el objetivo de transformar la situación de seguridad de Israel; situación por la cual, los habitantes del oeste del Negev, están expuestos a la agresión ininterrumpida desde la Franja de Gaza.

Son días de prueba, responsabilidad y balance. No son tiempos de golpes, fracciones ni política.

El mundo se divide hoy entre negociadores y extremistas, entre el que cree en la vida y en dejar vivir y el que quiere imponer sus creencias sobre otros; entre el que desea vivir en paz y aquel que se nutre del odio, del terror y la violencia como ley básica de educación de sus hijos y escuchan las voces desde algunas de las mezquitas.

Estos son días en los que cada uno, en la región y en el mundo, elige de qué lado estar. Los sitios cambiaron; no está más Israel de un lado y el mundo árabe del otro. No existe elección entre el proceso político y la esperanza o la guerra contra el terror. Israel eligió, desde su creación, un camino. El Pueblo – en sus miles de años- optó por la oración por la paz como voz que se escucha en las sinagogas.

Hay una sola cosa que no estoy dispuesta a aceptar: la elección por la paz no constituye una agachada de cabeza ante los elementos extremistas y terroristas. Para luchar contra el terror no se debe interrumpir el proceso político y la esperanza. La elección, a favor de la paz y la vida es, también, la lucha contra el terror y el extremismo. Y de ese lado está Israel; en el lugar correcto y allí se ubica todo el que se propone progresar en el proceso de paz basado en la idea de 2 naciones para 2 pueblos, comprendiendo que se debe combatir a los enemigos.

Que nadie se confunda sobre nuestros valores. Nuestra mirada sobre la paz, nuestro compromiso con la democracia no evitará que hagamos lo que debemos, con el objetivo de defender a cada uno de los ciudadanos de Israel.

Israel aclara hoy, una vez más, que su voluntad de paz no es una señal de debilidad.

Israel muestra que tiene el poder, la voluntad, el apoyo social y político para defenderse frente a quienes quieren atacarnos.

En este momento, se escuchan voces en el mundo. En inglés, en francés y en árabe y, a todos, les decimos – de manera clara- la verdad. La verdad que no se ve en las transmisiones de televisión del mundo árabe y esa es la voz que emitimos desde éste lugar hacia el mundo. El verdadero conflicto es entre los elementos más extremistas y los negociadores de la región.

Hamas es una organización islámica extremista que no representa la visión de su pueblo sino que lo somete a sus necesidades; una organización que desconoce la existencia de Israel y su derecho a estar aquí; una organización que vive transmitiendo el miedo y el odio; una organización que recibe apoyo de Irán y Siria, en dinero, armamento y entrenamiento; una organización terrorista.

Israel se encuentra en el lado adecuado. Tomamos una decisión estratégica de continuar el proceso de paz con los que elijan estar del mismo lado y queremos progresar en la idea de las 2 naciones.

Aclaramos, de inmediato, que el único camino para lograrlo es si, en paralelo, nos podremos posicionar frente al terror y el odio del que Hamas es su representante.

Así como resolvimos salir de Gaza - para desvincularnos de la responsabilidad de lo que allí sucede, promoviendo una oportunidad para la paz – del mismo modo resolvimos que, Israel, no deja la llave de su vida y de su seguridad en manos de quien allí gobierna.

Hamas, que gobierna Gaza, se resiste a aceptar las 3 condiciones:

1.Reconocimiento de Israel,
2.Renunciar al terror y
3.Reconocimiento de los acuerdos previos.

No aceptaremos el mismo idioma en relación a Hamas e Israel. Somos responsables de nuestra seguridad que no se sostiene en el “después”.

Mantenemos el poder en nuestras manos y eso es lo que estamos haciendo hoy.

Israel es blanco de ataques, desde Gaza, desde los últimos 8 años.

Hicimos todo para evitar el deterioro.

Acordamos la tregua que fue violada por Hamas. Hamas es el responsable de violar la tregua y son responsables, también, aquellos que lo apoyan, lo ayudan y le brindan refugio. Hoy todos pagan el precio.

Israel debe defenderse de cualquier intento de ser atacada en su soberanía, en la tranquilidad de sus pobladores y en la seguridad de sus ciudadanos. Nuestras acciones responden a nuestro derecho básico de defensa propia y así nos conducimos. Hamas es una organización terrorista.

Israel actúa contra Hamas y no contra su población. Israel reitera - a todo aquel que argumenta sobre la población- que se dirija al responsable directo de la situación, a Hamas, que la tiene como rehén.

Israel hizo todo para evitar este momento de acción. Pero el tiempo llegó. Lo hacemos para lograr un cambio.

Desde este escenario es necesario decir, a viva voz: Israel está en medio de un conflicto. Pero, ese conflicto, no es sólo de Israel.

Israel es la que se ubica en el lugar de batalla del mundo occidental frente al terror y, esperamos, el apoyo de quien hace lo que hay que hacer y lucha la batalla por un mundo libre.

A Ahmad Tibi:

En lugar de que la Universidad sea un espacio educativo en Gaza, se convirtió en un espacio en el que se aprende a fabricar armas terroristas.

Es cierto: las imágenes de televisión del mundo despiertan una opinión pública muy dura y contraria a Israel. Lo lamentamos.

Es cierto que, quien resuelve, se encuentra influido por la opinión pública y la comunicación, a pesar de saber cuál es la verdad y cómo actuarían en una situación similar.

Desde esta tarima convoco a los líderes del mundo, y en particular a los del mundo árabe; a aquellos que comprenden que, la amenaza es Hamas y no la que llega desde Israel sino la que proviene de los elementos extremistas del mundo, con Irán a la cabeza ; aquellos que saben que Hamas es el problema de todo el pueblo palestino y no sólo el de Israel; aquellos que saben que mientras, Hamas gobierne en Gaza, no podrá ser parte del pueblo palestino; aquellos que saben que el camino de la paz pasa por el camino de la lucha contra el terror, el extremismo, el odio y su eliminación: la lucha es contra Hamas y sus socios.

La elección del lugar es una opción de la conducción.

Los líderes tienen la fuerza y la responsabilidad de hacer lo correcto, incluso si la opinión pública es contraria.

Esa es la prueba del liderazgo de la población árabe en Israel.

Ustedes conducen, aquí, a la población árabe sobre una delgada cuerda. Es imposible atravesarla entre lo posible y lo prohibido; entre lo legítimo y lo ilegítimo, entre la verdad y el error.

Cada uno debe optar. La elección no es entre los que apoyan a los árabes y los que apoyan a los judíos. El lado correcto es el del Estado de Israel junto a todos los elementos negociadores de la región, incluido el sector del público palestino y del mundo árabe o el lado del terror extremo,

NO HAY LADO INTERMEDIO.

Ayer estuve en Sderot con los embajadores extranjeros y el intendente contó una historia, que quiero reproducir aquí: “Alumnos que deseaban demostrar que su rabino estaba equivocado, tomaron entre sus manos una mariposa y le preguntaron si vivía o estaba muerta. Si decía que estaba viva, la matarían con sus manos. Si decía que estaba muerta, abrirían sus manos y la mariposa saldría libre. Cuando le preguntaron al rabino, este respondió: Está en sus manos. Si lo desean, vivirá y si no lo desean, morirá”.

Este Estado sabe estar unido cuando se trata de luchar por lo propio. Es un Estado que debe defender a todos sus ciudadanos. Viniendo para acá, escuché que Hamas dijo que, la persona muerta por los misiles, en Ashkelon, era un sionista, a pesar de ser un árabe - israelí. Ellos no pueden diferenciar.

Nos contuvimos más de la cuenta. Apretamos los dientes, los labios, dimos vuelta a las piedras con el objetivo de evitar una acción a gran escala. Pero, nuestra responsabilidad es con la seguridad de nuestros niños, por su derecho a concurrir a la escuela y al jardín.

Vivir en paz es el derecho de todo hombre libre en éste mundo.

Ésta casa y todo el mundo;

Debemos estar unidos y enviar nuestro agradecimiento al ejército de Israel, a los hombres del servicio de defensa y a todos los que se ocupan de la batalla y la defensa de nuestras espaldas; esa espalda transformada, en los últimos años, en objetivo y, nuestra responsabilidad, es devolver la tranquilidad.